top of page

El pH de Nuestros Productos: La Clave de una Piel Radiante

Actualizado: 4 mar


Una rutina de cuidado de la piel es esencial para mantener un aspecto sano y radiante. Sin embargo, a menudo se pasa por alto la importancia de cómo puede afectar al pH de la piel. El pH de la piel es un indicador de su acidez o alcalinidad, y puede tener un impacto significativo en la integridad de su barrera cutánea. Si el pH de la piel se desequilibra, puede causar una serie de problemas.


¿Por qué es importante el pH de nuestros productos para el cuidado de la piel?


El nivel de pH de un producto para el cuidado de la piel influye en su interacción con la piel. La escala de pH va de 0 a 14, siendo 7 el valor neutro. Todo lo que esté por debajo de 7 se considera ácido, y todo lo que esté por encima de 7 se considera alcalino.


El nivel de pH de la piel suele oscilar entre 4,5 y 5,5, es decir, ligeramente ácido, mientras que el pH interno del cuerpo es más neutro. Este entorno ácido ayuda a mantener la función de barrera natural de la piel y a evitar la proliferación de bacterias nocivas. Cuando el pH de la piel se altera, pueden producirse varios problemas, como sequedad, irritación, inflamación y erupciones.

Los productos demasiado alcalinos pueden alterar el equilibrio natural del pH de la piel y eliminar sus aceites naturales, dejándola seca y propensa a sufrir daños. Por otro lado, los productos demasiado ácidos pueden causar irritación y sensibilidad.


Por lo tanto, es importante elegir productos para el cuidado de la piel que tengan un nivel cercano al pH natural de la piel. Esto ayudará a mantener la función de barrera natural de la piel y a mantenerla sana y equilibrada.


¿Como podemos mantener el pH natural de la piel?


El pH natural de la piel es super importante porque afecta a su capacidad para protegerse y mantenerse sana. El manto ácido, que es una fina capa de grasa y sudor que cubre la piel, ayuda a mantener alejadas las bacterias nocivas, los contaminantes y otros irritantes. Esta barrera también es responsable de mantener los niveles de humedad de la piel, lo que es esencial para mantenerla sana e hidratada.


Cuando el pH de un producto de cuidado de la piel es demasiado alto, puede alterar el manto ácido y provocar sequedad, picor e irritación en la piel. Esto se debe a que los productos alcalinos pueden descomponer los aceites de la superficie de la piel, lo que puede provocar la pérdida de hidratación y el debilitamiento de la barrera cutánea. Esto, a su vez, puede aumentar la sensibilidad, el enrojecimiento y la inflamación.


Por otro lado, los productos para el cuidado de la piel demasiado ácidos también pueden causar problemas. Los productos ácidos pueden provocar escozor, ardor e irritación, sobre todo en personas con piel sensible. Además, el uso prolongado de productos muy ácidos puede resecar en exceso la piel y despojarla de su grasa natural.


Por lo tanto, es importante elegir productos para el cuidado de la piel que tengan un pH cercano al pH natural de la piel. Esto puede ayudar a mantener la función de barrera natural de la piel y mantenerla sana y equilibrada. Puedes comprobar el nivel de pH de tus productos de cuidado de la piel utilizando una tira reactiva de pH, que puedes encontrar en muchas farmacias o tiendas online.



¿Qué es el manto ácido?


El manto ácido es una capa protectora que cubre la superficie de la piel. Se compone de una combinación de sudor, grasa y células cutáneas muertas que actúan conjuntamente para crear un entorno ligeramente ácido en la superficie de la piel.


El pH ligeramente ácido del manto ácido es lo que le confiere sus propiedades protectoras. El pH del manto ácido suele ser de entre 4,5 y 5,5, es decir, ligeramente ácido. Esta acidez se debe a la presencia de ácidos naturales en la piel, como el ácido láctico y los ácidos grasos.


La función principal del manto ácido es proteger la piel de irritantes externos y microorganismos nocivos. Crea una barrera que impide que las bacterias, los virus y otros patógenos penetren en la piel y causen infecciones o inflamaciones. Además, el manto ácido ayuda a mantener la piel hidratada evitando la pérdida de humedad, que puede provocar sequedad, descamación y grietas.

El manto ácido también interviene en la regulación del proceso natural de exfoliación de la piel. La capa más externa de la piel, conocida como estrato córneo, está formada por células cutáneas muertas que se desprenden periódicamente. El manto ácido ayuda a regular este proceso rompiendo los enlaces entre las células muertas de la piel, lo que permite que se desprendan más fácilmente.


Hay muchos factores que pueden alterar el manto ácido, como los jabones fuertes, el agua caliente y la exposición a contaminantes ambientales. Cuando esto sucede se debilitan las defensas naturales de la piel, haciéndola más vulnerable a irritaciones, infecciones y daños. La alteración del pH del manto ácido puede provocar diversos problemas cutáneos, como sequedad, sensibilidad e inflamación. Esto puede ocurrir si se utilizan productos para el cuidado de la piel demasiado alcalinos, ya que pueden eliminar los aceites y alterar el equilibrio natural del manto ácido.


Por lo tanto, para proteger el manto ácido, es importante utilizar productos suaves para el cuidado de la piel que tengan un pH equilibrado y no contengan sustancias químicas agresivas. Esto ayudará a mantener la función de barrera natural de la piel y a mantenerla sana e hidratada. Además, evitar el lavado excesivo, que puede alterar el manto ácido, y utilizar productos diseñados para reforzarlo, como cremas hidratantes y sueros, también puede ayudar a mantener una barrera cutánea sana.



Factores que afectan al pH de la piel


El pH de la piel puede verse afectado por diversos factores internos y externos, como la dieta, el clima y los productos para el cuidado de la piel.


Una dieta rica en alimentos procesados, azúcares y carnes rojas puede aumentar la acidez del organismo y afectar al pH de la piel. Por otro lado, una dieta rica en frutas, verduras y alimentos frescos y naturales puede ayudar a mantener un pH saludable en la piel.


El pH de la piel también puede variar en función del clima. En climas cálidos y húmedos, la piel tiende a ser más alcalina, mientras que en climas fríos y secos, la piel puede ser más ácida. Un pH más ácido de la piel puede ayudar a mantenerla hidratada y protegida frente a los agentes externos, mientras que un pH más alcalino puede permitir que los agentes irritantes penetren en la piel con mayor facilidad.


Para mantener una piel sana en cualquier clima, es importante mantener el equilibrio del pH de la piel. Esto puede conseguirse mediante la elección de productos para el cuidado de la piel que sean adecuados para el pH de la piel, una hidratación adecuada y protección frente a agentes externos como los rayos UV y la contaminación.


¿Cómo afecta el pH a los distintos tipos de piel?


Este pH se mantiene gracias a la película hidrolipídica, que es una capa de aceites y sudor que protege la piel y ayuda a mantener su equilibrio.


La piel seca puede ser especialmente sensible al pH. Según un estudio publicado en la revista Skin Research and Technology, la piel seca puede tener un pH más alto que la piel normal, lo que puede hacer que la piel esté más sensible e irritada. Además, un pH más alto puede interferir con la capacidad de la piel para retener la humedad, lo que puede hacer que la piel se sienta aún más seca y deshidratada.


Por otro lado, la piel grasa puede tener un pH más bajo que la piel normal, según un estudio publicado en el Journal of Investigative Dermatology. Un pH más bajo puede aumentar la producción de sebo, haciendo que la piel parezca más grasa y brillante, lo que puede aumentar el riesgo de brotes de acné.


El pH también puede influir en la piel sensible. Según un estudio publicado en el International Journal of Cosmetic Science, la piel sensible puede tener un pH más alto que la piel normal. Esto significa que la piel sensible puede ser más propensa a la irritación y la inflamación debido a la menor capacidad de la piel para combatir las bacterias y las sustancias irritantes. Por lo tanto, es importante elegir productos para el cuidado de la piel con un pH equilibrado que sean suaves y no agresivos para la piel sensible. Además, se recomienda evitar productos que contengan ingredientes conocidos por causar irritación, como productos químicos agresivos o fragancias fuertes. Con los cuidados adecuados, es posible reducir la sensibilidad de la piel y mejorar su aspecto y salud generales.


Consejos para equilibrar el pH y tener una piel radiante


En Tools of Nature nos apasiona cuidar de nuestros seguidores, por eso compartimos algunos consejos útiles para tener una rutina de cuidado de la piel saludable y elegir productos que respeten el pH de la piel:

1. Los limpiadores suelen tener un pH elevado.

Después de la limpieza, utiliza siempre un tónico y una crema hidratante para bajar el pH. 



2. Elije productos suaves


Busca productos que no contengan ingredientes irritantes y sean adecuados para tu tipo de piel. Los ingredientes naturales como el aloe vera, la manzanilla y el té verde son suaves con la piel y no alteran su pH. Esto incluye limpiadores, tónicos, hidratantes, protectores solares, sueros y mucho más. Lee las etiquetas de los productos antes de comprarlos para asegurarte de que contienen ingredientes que respetan el pH de la piel. Si no estás segura de si un producto es adecuado para tu piel, consulta a un dermatólogo o esteticista para que te recomiende alguno.



3. No sobrecargues tu piel con productos


Utilizar demasiados productos sobre la piel puede tener el efecto contrario y dañarla en lugar de mejorarla. Es importante saber qué productos funcionan mejor para tu tipo de piel y utilizarlos adecuadamente. Por ejemplo, si tienes la piel sensible, quizá sea mejor evitar los productos con fragancias y sustancias químicas fuertes, y utilizar productos suaves y no comedogénicos. Recuerda que la clave para una piel sana y radiante es la constancia en el cuidado y la elección de los productos adecuados.


Nuestro producto estrella, Neroli Magic Moisturizer, tiene un pH perfectamente equilibrado que preservará la integridad del manto ácido, y es un complemento excepcional para tu rutina. Al incorporarlo, te aseguras el uso de un producto que no sólo te proporciona un pH óptimo, sino que también hidrata, alisa las líneas finas y las arrugas, y tiene preciosos activos botánicos con múltiples beneficios. Y lo mejor de todo, tiene un aroma sutil e inspirador. Formulado con esmero, combinando los mejores ingredientes para obtener resultados precisos y eficaces, ayudará a mantener la función de barrera natural de la piel y a mantenerla sana e hidratada.


Esté atento a nuestro nuevo tónico con pH equilibrado de Tools of Nature, ¡próximamente!


Recuerda, es importante utilizar productos para el cuidado de la piel que sean suaves y tengan un nivel de pH cercano al pH natural de tu piel.


Síguenos en https://linktr.ee/toolsofnature para conocer más noticias interesantes sobre la piel.




[1]Ali, S, and G Yosipovitch. “Skin PH: From Basic SciencE to Basic Skin Care.” Acta Dermato Venereologica, vol. 93, no. 3, 2013, pp. 261–267, https://doi.org/10.2340/00015555-1531. Accessed 21 Feb. 2020. [2] Choi, Eunyoung, and Jae-Ho Shin. "The Benefits of Low pH Cleansing for the Skin: A Review of the Literature." Skin Pharmacology and Physiology, vol. 33, no. 6, 2020, pp. 308-315. [3] Levin, Jacquelyn, et al. "Effects of a Skin Brightening Formulation and Vehicle on Facial Skin Appearance." Journal of the American Academy of Dermatology, vol. 80, no. 5, 2019, pp. 1417-1422. [4] Egawa, M., et al. "The Effects of pH on the Skin Barrier." International Journal of Cosmetic Science, vol. 42, no. 3, 2020, pp. 276-286.

6 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


Blog

bottom of page